Resumen – Héroes del Jarma T2 #2

Puedes ver el episodio completo en YouTube.

Los Héroes del Jarma entraron a una casa en la que habían escuchado un grito desgarrador seguido de un destello rojo rubí. En su interior encontraron un grupo de sectarios efectuando un ritual diabólico. El ritual se había completado y un diablo había cruzado al plano material. El diablo comenzó a eliminar a los sectarios y trató de hacer lo mismo con los Héroes pero finalmente lograron acabar con él. En su último aliento, el diablo, reveló que estaba relacionado con Al’zamilemi y su plan para reducir el mundo a cenizas.

Una vez fuera de la casa, los Héroes se encontraron con unos soldados que habían acudido al lugar alertados por los gritos y ruidos. Allí estaba Vincent también y los Héroes tuvieron una conversación con él. Vincent estaba al corriente de otros intentos de llevar a cabo este tipo de rituales y los estaba ocultando para evitar desatar el pánico. Además les explicó por qué les puso a prueba en la sala de torturas. Debía ser muy cauteloso eligiendo en quien confiar ya que sospecha que puede haber un infiltrado en la Alianza de los Señores. Les invitó a hacerle una visita en su despacho si deseaban empezar a confiar en él y establecer una relación de mutuo beneficio.

El único superviviente de los sectarios resultó ser un joven al que el grupo de Héroes mantuvo con vida. Decidieron ocultar la existencia del superviviente a Vincent para poder interrogarlo ellos mismos. Tras una larga noche decidieron ir a descansar. Pero la noche todavía guardaba sorpresas.

Gobart sufrió visiones de un grupo de gente reunida en algo similar a una celebración. Instantes después un aura arrasa con la zona y desintegra a todos.

Dior se cruzó con uno de sus informantes, el cual le hizo saber que se estaban llevando a cabo unas reuniones sospechosas en la Plaza del Yelmo.

Pfendi vio brillar el anillo que fue entregado al monje errante para avisarle cuando debiera acudir a la llamada de la orden de la Rosa Amarilla.

Adrianne tuvo un sueño muy real, casi como un recuerdo, de unas piedras similares a las utilizadas para abrir portales al infierno. Unas piedras situadas en un lugar de su infancia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *